Cómo conseguir una buena traducción sin conocer el idioma de destino

Cómo conseguir una buena traducción sin conocer el idioma de destino

Aspirar a la mejor calidad en la traducción no es una frase vacía. Imagina que tienes que traducir documentos legales para una empresa. Un contrato correctamente traducido ayudará a establecer relaciones comerciales y a evitar disputas, mientras que incluso un pequeño error en la traducción puede acarrear graves pérdidas  problemas legales.

Un ejemplo muy frecuente podemos verlo en los textos en inglés, donde se utilizan puntos para separar números enteros y fracciones, y comas para separar grupos de números (miles, millones, billones). En otros idiomas como el español, las comas se utilizan como separadores de decimales. En el idioma ruso, en cambio, se suelen poner pequeños espacios en blanco en los números grandes para facilitar la lectura. Si un traductor pone un signo de puntuación incorrecto, se obtiene un número completamente diferente y ahí comienzan los problemas.

Ejemplos como el de recién hay varios. El proceso de traducción tiene muchos escollos debido a las diferencias culturales y lingüísticas entre países.

Un cliente que no habla la lengua de su público objetivo debe confiar totalmente en el traductor. Por eso quiero compartir en este artículo algunos consejos sobre cómo elegir un traductor y comprobar la calidad de la traducción, aunque no hable el idioma de destino.

Dónde encontrar el traductor adecuado?

La gran cantidad de información disponible en Internet no facilita la búsqueda, sino que la complica. Puedes encontrar cientos de opciones y ofertas, lo que hace que la decisión sea aún más difícil.

En un artículo anterior se ya explicó cómo elegir el traductor adecuado. Aquí sólo quiero mencionar dos puntos básicos:

  1. Busca traductores que sean nativos de la lengua de destino;
  2. Elige a los traductores en función de su especialización (los buenos traductores siempre se especializan en un campo determinado).
    Por ejemplo, si tiene que traducir un manual técnico para equipos petroleros, lo mejor es encontrar un traductor técnico que esté acostumbrado a trabajar con documentos para la industria petrolera.

Traductores en Google

Es tan sencillo como escribir palabras clave en un motor de búsqueda. Por ejemplo, si necesitas una traducción del español al alemán, puedes escribir "servicios de traducción del español al alemán", "traducción español alemán" o una frase similar en Google y obtendrás varios presupuestos de empresas de traducción y traductores autónomos.

Dependiendo del par de idiomas o de tu ubicación, los resultados de la búsqueda pueden ser diferentes. Pero en cualquier caso, esta opción tiene sus ventajas. Los sitios web no aparecen sin más en la primera página de los resultados de búsqueda de Google. Esto requiere tiempo y esfuerzo por parte del propietario del sitio.

Además, los algoritmos de clasificación de Google comprueban los sitios web en función de más de 200 factores que determinan la fiabilidad, la relevancia y la idoneidad de un recurso para una determinada consulta de búsqueda. Por lo tanto, si pides traducciones a un sitio que aparece en las 10 primeras páginas de una búsqueda en Google, es más probable que obtengas traducciones de alta calidad.

Buscando traductores en LinkedIn

LinkedIn merece un lugar especial en esta lista, ya que es la red social más popular entre los profesionales. Ofrece un potente motor de búsqueda para encontrar a la persona adecuada en función de muchos criterios.

Podemos distinguir fácilmente entre los perfiles de traductores profesionales y los aficionados. En los perfiles de los traductores con experiencia por lo general encontraremos información más completa, habilidades, referencias y testimonios de clientes que nos ayudarán a tomar la decisión.

Portales especializados en Traducción

Ahora hay muchos recursos en línea para ayudarte a encontrar traductores, marketplaces de servicios y directores de profesionales. Buscotraductor.com, Workana o Fiverr son claros ejemplo de ello. Estas plataformas suelen ofrecer dos métodos principales de búsqueda:

a) Hacer un pedido y esperar las ofertas de los posibles traductores.
b) Buscar un traductor a partir de un catálogo utilizando diferentes criterios de filtrado.

La primera opción puede parecer la más obvia y fácil, pero no saques conclusiones precipitadas: en la mayoría de los casos recibirás miles de ofertas de amateurs que dicen ser traductores.

El principal problema de estos portales y sitios web es que la maoría de ellos no evalúa a los candidatos de forma profesional ni comprueba sus aptitudes antes de inscribirse. Así, cualquiera puede inscribirse y empezar a trabajar, aunque no tenga experiencia en traducción.

Por lo tanto, es mejor buscar traductores adecuados utilizando filtros especiales. En el buscador de BuscoTraductor, por ejemplo, puedes filtrar traductores según su par de idiomas, ubicación, experiencia laboral, y por sobre todo las valoraciones recibidas por otros usuarios.

Una vez que has elegido a dos o tres traductores que consideras adecuados para tu proyecto. ¿Cómo puedes estar seguro de que son los adecuados para realizar la traducción?

Una búsqueda rápida en Google

Al principio de este artículo, recomendé utilizar Google para encontrar traductores. Pero incluso si eliges otra vía, Google puede ser útil para encontrar más información sobre un traductor (o empresa de traducción) concreto. Escribe su nombre completo y revisa los resultados de búsqueda que arroja Google.

Si es una cuenta falsa o de un improvisado, seguro que no encontrarás mucha información sobre esa persona. Por el contrario, encontrarás mucha información sobre un traductor profesional.

Página Web personal

Muchos traductores profesionales utilizan sitios web personales para mostrar sus conocimientos lingüísticos y ayudar a los clientes a encontrar más información sobre su experiencia y especialización. Tener un sitio web personal demuestra que el profesional se mantiene al día.

Además, un sitio web personal demuestra que el traductor es un empresario serio, dispuesto a invertir en el negocio y a utilizar herramientas de comunicación modernas.

Si el traductor que estás considerando contratar no tiene suficientes referencias o valoraciones de clientes publicadas, siempre puedes pedirle que te envíe referencias. Este es un procedimiento de reclutamiento común utilizado por los reclutadores, y tu también puedes utilizar este método.

En general, un traductor profesional podrá proporcionar cartas de referencia o datos de contacto de al menos un cliente que esté dispuesto a confirmar la fiabilidad del traductor y la calidad de la traducción. Si no te las facilita o dá muchas vueltas con ese tema descártalo.

Cómo proceder cuando la traducción esté terminada?

Como se ha mencionado anteriormente en este artículo, los clientes a menudo no están familiarizados con la lengua de destino, lo que les dificulta determinar si un texto es de calidad aceptable. Sin embargo, si sigues los consejos mencionados anteriormente para encontrar un traductor, estoy seguro de que podrás encontrar un verdadero profesional que pueda realizar una traducción de alta calidad.

En caso de duda, hay otras formas de comprobar la calidad de la traducción.

Pregunta a otro traductor profesional
Una de las formas más eficaces de comprobar la calidad de una traducción es recurrir a otro traductor que ofrezca servicios de revisión.

Esto es importante porque otro lingüista no sólo podrá detectar cualquier error en el texto traducido, sino que también podrá comprobar la coherencia de la traducción con el original. Un corrector que no conozca la lengua de origen no podrá hacerlo.

Sin embargo, antes de empezar a buscar un segundo lingüista, ten en cuenta que muchos traductores autónomos y agencias de traducción trabajan en tándem con los correctores para garantizar los mejores resultados, ya que este es uno de los requisitos básicos del control de calidad de las traducciones según la norma internacional ISO 17100: 2015.

Pregunta al traductor sobre el proceso de control de calidad. Es habitual que los traductores profesionales ofrezcan diferentes tarifas en función de la calidad del trabajo requerido y del objetivo de la traducción. En "Busco Traductor" aconsejamos a los freelancers manejarse con tres tarifas diferentes:

La tarifa básica está pensada para traducciones sencillas como cartas, documentos personales, certificados, etc. Esta tarifa por lo general no incluye revisión.

La tarifa estándar es una opción ideal para la traducción de textos técnicos y jurídicos. Una persona hace la traducción y un segundo traductor la revisa para eliminar las faltas de ortografía y los errores ocasionales que puedan haberse cometido durante la traducción.

La tarifa Premium es para textos muy complejos que requieren una alta calidad y precisión en la traducción, por ejemplo, material de marketing para un gran público internacional o complejos documentos de investigación científica. Este paquete por lo general incluye la traducción, la corrección y la edición por parte de un editor profesional.

La maquetación de los documentos en el formato original es gratuita, independientemente de la tarifa elegida. El paquete también incluye un control de calidad asistido por ordenador mediante un software especializado.

Verificación utilizando la traducción inversa
La traducción inversa es otro método eficaz de control de calidad utilizado por los traductores y las empresas de traducción para los textos culturalmente sensibles. El proceso que hay detrás de este término es sencillo pero eficaz: un traductor traduce el texto traducido nuevamente a la lengua de origen.

Suele hacerlo un traductor que no ha participado en la traducción del texto original a la lengua de destino. De este modo, tanto el cliente como el primer traductor pueden comprobar si el texto original está correctamente traducido.

Sin embargo, al involucrar a terceros, debe recordar que la lengua es un sistema de comunicación complejo y flexible, en el que una misma idea puede expresarse con palabras y formas diferentes, tanto en la lengua de destino como en la de origen.

Además, en muchos casos las diferencias culturales crean ciertas limitaciones para los traductores: hay que aplicar diferentes transformaciones lingüísticas para que el texto sea entendido por el público de destino.

También debe ser consciente de que el entorno cultural a veces crea elementos lingüísticos únicos llamados lagunas. Se trata de palabras o conceptos que sólo existen en una lengua concreta y no tienen equivalente en otras. Por lo tanto, la traducción de textos culturalmente relevantes requerirá una importante adaptación.

Por supuesto, los traductores profesionales son conscientes de estos matices y siempre se esfuerzan por transmitir el significado en lugar de limitarse a traducir palabras sueltas.

Con los consejos anteriores, ya puede encontrar el traductor ideal para su proyecto sin tener que preocuparse por la calidad del resultado.

Para finalizar, te recuerdo que si necesitas un traductor profesional, en nuestro directorio de traductores freelance podrás elegir entre más de 500 traductores de más de 70 idiomas  pedir un presupuesto sin cargo.

¿Sabes lo que es una cookie? 🍪 Utilizamos cookies para asegurarnos de que tengas la mejor experiencia de usuario posible en nuestra web. ACEPTO